Foto. Oswaldo Ratia

Entre la Avenida Bolívar, la calle Azcúe y la Redoma Juana Ramírez, en pleno corazón de la ciudad que nos cobija, hay un punto de encuentro cotidiano conocido como la Plaza 7.

Se construyó para rendir un homenaje diario a la ciudad de Maturín, fundada, precisamente, el 7 de diciembre del año 1760, por el padre Fray Lucas de Zaragoza. Es decir, la Sultana del Guarapiche, como también se conoce la urbe que nació para honrar la valentía guerrera del indio Maturín, esta cumpliendo hoy 256 años de fundada.

Ciudad Maturín, el periódico diario que también lleva el nombre de la cumpleañera, rinde tributo a la Sultana del Guarapiche con un especial dedicado a algunas de sus plazas, espacios concebidos y creados, como sus calles, avenidas y centros educativos y de salud; para recordar que Maturín es un compendio referencial de lugares que nos recuerdan toda o casi toda la historia de un país.

Aquí tropezamos con Bolívar, Miranda, Bermúdez, Piar, Cedeño, Rojas y Sucre. Aquí tropezamos con El Libertador, Gallegos, Monagas, Carvajal, El Chimborazo, Junín y Pichincha. Aquí, en síntesis, respiramos historia y respiramos patria.

Aquí sabemos de nuestros héroes y heroínas. Aquí les rendimos tributo y admiración. Con el apoyo siempre solidario del profesor Rogelio León, dedicamos este trabajo especial a los maturineses.