El Cine Rialto fue construido en los años 40 en la avenida Las Palmeras del municipio Maturín. (Foto: Archivo)

Cada semana acostumbraba el señor Luis Fernández a ir en compañía de su hoy esposa a las proyecciones cinematográficas que solían presentarse en el antiguo Cine Rialto, una de las primeras salas cinematográficas construidas en la ciudad de Maturín.

“Lo recuerdo como si fuera ayer. Era el boom de aquella época. Un espacio diferente que nos hacía olvidar de las actividades cotidianas”, expresó con una notable nostalgia.

El Llanero Solitario, El Zorro y Robín Hood eran las películas más admiradas durante ese tiempo, que según cuenta llenaba las salas día a día.

“El horario de películas en los años 60 era de lunes a viernes a las 7:00 de la noche”, comentó Fernández.

Uno de los atractivos que mantenían a las personas “enganchadas” eran las famosas series que se transmitían en el lugar, las cuales constaban de ocho capítulos que eran proyectadas semanalmente, con una duración total de dos meses.

El Cine Rialto, ubicado en la avenida Las Palmeras, un sitio histórico que fue nombrado “Bien de Interés Cultural de la Nación”, data desde los años 40. Una sala de exhibición que contaba con equipos audiovisuales y pantallas de proyección además de 150 cómodas butacas.

En sus inicios, la entrada tenia de un valor de un medio (0, 25 céntimos) y con el pasar del tiempo llegó a costar un real (0,50 céntimos).

Las películas que tenían más proyecciones eran las de corte americano.

Para la época los estudiantes de quinto año solían alquilar el teatro para recoger fondos.

Un proyecto que encenderá las luces, cámaras y acción

Mucho se ha dicho desde hace varios años sobre el rescate del Cine Rialto. Varios sectores de la sociedad civil y política hablan de las proyecciones que se contemplan para esta obra que durante mucho tiempo permaneció en el olvido.

Sin embargo, fue hasta principios de este año cuando las autoridades decidieron ir a su rescate.

Gustavo Silva, secretario de Patrimonio y Cultura de la Gobernación de Monagas, indicó que desde el momento comenzaron a circular varias propuestas. Sin embargo comentó que el proyecto que manejan consiste en recuperar su esencia.

“La idea es que el Rialto vuelva a ser un cine, donde se proyecten películas de diferentes orientaciones y, sobre todo, que enriquezcan la identidad cultural de la ciudadanía”, además de presentar obras de teatro.

Silva resaltó que ningún ente u organización puede intervenir ni modificar algún patrimonio cultural, sin la aprobación del Instituto de Patrimonio Cultural.

Lo cierto es que el gobierno revolucionario adelanta sus propuestas para que los maturineses ocupen nuevamente ese emblemá- tico espacio.